La reencarnación. Un término con el que estamos poco familiarizados en occidente, y tan presente en el día a día de la vida en India.

Según el hinduismo, el alma cuando abandona este cuerpo, se reencarna, es decir que vuelve en otra forma a esta tierra, una y otra vez, hasta que a través de la purificación del karma (acciones) consigue alcanzar la liberación o moksha, fundiéndose con el Cosmos.

Cuando paseo con las personas que visitan Varanasi y llegamos a los crematorios, les explico el ritual de la cremación y como los hindúes tienen la creencia de que si mueres o te incineran en Varanasi ya no te reencarnas. Ante esta afirmación muchos se sorprenden: «¡Pero yo si que quiero reencarnarme!»

Entonces hablamos sobre el tema. Ellos dan por hecho que en la próxima vida (si la hubiera) serán de nuevo personas y nacerán en las condiciones en las que han nacido en esta vida, o incluso mejores. Y no entienden porqué alguien puede no querer reencarnarse.

Yo les hablo del sufrimiento: desde que nacemos hasta que morimos sufrimos. Sufrimos por amor, por dinero, por trabajo, por salud; sufrimos constantemente, pero lo tenemos tan asumido que pocas veces somos conscientes de ello, integrándolo en el día a día y olvidando lo mal que se pasa cuando se sufre. Obviamente la vida no es solo sufrimiento; también hay momentos de satisfacción, de plenitud, de alegría… ¡menos mal! Pero no todo el mundo pasa por esos momentos a menudo. Y la vida en algunos países es muy dura. Por eso se cree en la liberación del alma.

Además, otra cuestión que les planteo es, ¿quién nos garantiza que tendremos una vida humana? Ante esta cuestión sus caras cambian: «¡es verdad!». Si, es verdad.

Según el budismo, es tan difícil alcanzar una encarnación en persona como que en medio del océano una tortuga saque la cabeza ¡por un flotador! Pero nosotros damos por supuesto que siempre seremos humanos. Pues según muchas creencias orientales no: hay pocas probabilidades de nacer como humanos de nuevo, al menos en unas cuantas miles de vidas. Nuestras acciones pasadas y presentes determinarán en qué nos reencarnaremos, pero nadie puede asegurar (una vez más, si existe la reencarnación) que sea en personas.

Así que después de este debate sus ideas cambian, o al menos se cuestionan el tema de la reencarnación y entienden, entonces, porqué es tan importante para los hindúes morir en Varanasi. Y porque debemos aprovechar a cada momento la bendición de tener un cuerpo humano.
Y si alcanzamos en esta vida el nivel de realización en que podemos elegir reencarnarnos, que sea con plena consciencia…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies